Los edificios
Las unidades
Árbol tecnológico
 

Las unidades


Si no hay tiempo ni dinero para entrenar soldados, los granjeros tienen que defenderse por sí mismos con sus aperos de labranza. Por sí solos no son un enemigo que tomar en serio, pero en grandes números pueden representar un peligro para caballeros y tropas de a pie.

Qué sería de un caballero sin sirvientes! Pero incluso sin su maestro, los escuderos son un apoyo muy útil. Son buenos con los caballos e incluso aunque no tengan muchas armas, aún son capaces de defenderse de unidades montadas.

Los templarios son conocidos por sus firmes escudos y su inquebrantable código de honor. Valientemente se interponen en el camino de los enemigos (sin importar su fuerza) para proteger a su rey y su gente. Son particularmente buenos en la defensa contra soldados intrusos a pie.

Los berserkers emiten su grito de guerra en el campo de batalla, intimidando a todos a su alrededor, antes de cargar contra sus enemigos, balanceando sus hachas imprudentemente. Una vez que se les deja sueltos no hay nada que pueda pararlos y su sed de ataque los hace una de las unidades guerreras más temidas.

Con sus ojos de águila y sus flechas de cuchilla afilada, los arqueros de arco largo son letales en ataques a distancia. Pueden darte apoyo en cualquier ejército, independientemente de si están atacando o defendiendo desde tu propia colonia.

El punto fuerte de los espías no es la batalla. En lugar de eso, son capaces de moverse sigilosamente hasta sus enemigos en la tranquilidad de la noche para espiarlos en sus colonias. Cuantos más espías tengas, más detallados serán sus informes de espionaje.

A distancia, los enemigos ya pueden ver los impresionantes y radiantes estandartes de los cruzados. Estos guerreros de la luz son experimentados luchadores que pueden cabalgar rápida y enérgicamente a un ataque. Son indispensables si quieres ejecutar asaltos y saqueos rápidos.

Un aura de siniestro poder envuelve a los caballeros negros. Invocan miedo y terror a cualquiera que los vea. Nadie les ha escuchado decir una palabra, ni siquiera se ha oído pronunciar sus nombres. Los caballeros negros no tienen ninguna debilidad. Pero el precio para contratarlos es extremadamente alto.

No hay muchas murallas capaces de resistir el poder de diez hombres y una corona de acero, que es en lo que consiste un ariete. Lamentablemente su peso es también una carga, y significa que sólo se puede mover muy despacio.

El trebuchet tiene una técnica mortal: sus hondas son capaces de catapultar las más pesadas rocas contra los enemigos. También puede bombardear edificios. Aunque se necesita un escolta, como es obvio no puede defenderse sin ayuda.

Puedes escuchar el fragor de las fanfarrias reales a distancia, señalando la llegada del conde que viene a asumir las responsabilidades de la colonia en tu nombre. Con el nombramiento de su majestad, puede convencer a colonias enteras para unirse a tu reino.
generado en 10 ms Hora del servidor: 14:03:03